sábado, 8 de octubre de 2011

Cuando pierdas, no pierdas la lección. (Dalai Lama)

Foto por Ilco
Aunque lo quisiéramos, es casi imposible acertar en el blanco el 100% de las veces. A veces la idea que elegimos luego de implantada no soluciona el problema como esperábamos, genera otros problemas o inclusive puede que no hallemos una solución adecuada y debamos enfrentar el fracaso. Somos seres humanos y cometemos errores, pero no podemos quedarnos viviendo de ellos para siempre. Nuestra creatividad no puede limitarse al éxito porque nunca aprenderíamos nada mas que a tener buena suerte y a pesar de que suene tentador, no es para nada bueno. La suerte nunca es para siempre.

Todos tenemos derecho a equivocarnos, pero lo más importante es tratar de corregir los errores, aprender de ellos y seguir adelante sin repetirlos. Se dice que "el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra" y esta frase resume que tenemos una extraña habilidad para repetir nuestros errores. Sin embargo, haber caído es un signo de que intentamos caminar y que tratamos de salir adelante con algo; ¿no nos funcionó? Ni modo. Hay que buscar una forma de que funcione, pero nunca dejar de intentar.
Quien nunca ha cometido un error, nunca ha probado algo nuevo. Albert Einstein
Ante la ocurrencia de un error, te recomiendo lo siguiente:
  • Supera la frustración inicial. Cuando cometemos un error, independiente de su impacto, tendemos a frustrarnos y a pensar mal de nosotros mismos. Esta actitud no es adecuada si queremos enmendar las cosas y aprender de ellas. La autocompasión nunca ha resuelto un problema, por lo menos en mi experiencia. Ten presente que mientras más rápido superes esta etapa inicial, más rápido podrás reivindicarte.
  • Corrige el error lo más pronto posible. Luego de que algo desafortunado sucede, solo queda hacer control de daños, recuperar lo que se pueda haber perdido y hacer los ajustes para anular o mitigar los impactos negativos. ¡Actúa! no dejes que las consecuencias de un error se salgan de control.
  • Acepta el error. Si no aceptamos el error no podemos aprender de él y apersonarnos realmente de la solución. Sé que a veces es más fácil culpar a condiciones externas, pero para nuestro bienestar futuro debemos conocer cuando y con qué nos equivocamos.
  • Identifica la causa del error. Debes conocer claramente por qué cometiste el error. Si no haces esto tropezarás de nuevo con la misma piedra, lo cual reiniciará tu ciclo de frustración, pero esta vez será peor.
  • Apóyate en tu equipo de trabajo. Cometer un error no nos hace menos que nadie, pero afrontarlo y corregirlo, si nos hace mejores. A veces es más fácil corregir algo con ayuda de tu equipo de trabajo o de personas de confianza.
  • Sé humilde. Evita la soberbia al momento de cometer un error. Nadie es perfecto y aún los hombres más exitosos han salido adelante superando sus propios fracasos.
  • Ignora los comentarios negativos e inútiles. En momentos de crisis, siempre habrá quien critique, de hecho, en cualquier momento pueden haber críticas negativas. Recuerda tener presente la naturaleza de las personas y de las cosas y dale a cada uno su lugar. Sólo acepta consejos, inclusive aquellos que en el momento puedas considerar inútiles.
Te comparto una última frase que debes tener presente:
Experiencia es el nombre que cada uno le da a sus propios errores. Oscar Wilde
Siempre confía en tu capacidad de salir adelante y de resolver las cosas. Cada error es una oportunidad de aprender y salir adelante, formando nuestro caracter e incrementando nuestro conocimiento y habilidad. Pero depende de ti que un error sea una lección para aprender y no un lastre que cargues por mucho tiempo.

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario