lunes, 13 de agosto de 2012

¿Cómo tener buenas ideas?

Foto por sufinawaz
Los seres humanos somos por naturaleza creativos. Tenemos una capacidad cerebral que nos ha llevado a impactar nuestro entorno, a mejorar nuestra vida, a progresar y crear obras increibles en diversos campos. ¿Pero de dónde salen las buenas ideas? ¿cómo es que hay tantas personas que han logrado sobresalir y estar en el listado de contribuyentes de la humanidad si todos tenemos en teoría un cerebro biológicamente similar? Te comparto una de mis teorías... esos grandes genios o esas personas a veces no tan conocidas que han llevado adelante grandes emprendimientos, tienen algo en común... han tenido muchas ideas y han hecho algo al respecto. 

¿Cuál es la diferencia de esos líderes innovadores y genios con muchos de nosotros? todas sus ideas son analizadas y luego de un proceso de descarte trabajan en las mejores y sin importar si no éxito, lo intentan de nuevo.

La mejor manera de conseguir buenas ideas, es tener muchas y desechar las malas Linus Pauling 
Todos tenemos ideas constantemente; para nuestro trabajo, nuestros negocios o aplicables a nuestra vida personal. ¿Qué les pasa a muchas de estas ideas?, desafortunadamente, quedan enjauladas en nuestro cerebro, donde un asesino llamado prejuicio, evita que salgan al mundo y casi siempre las mata. Si a eso le sumamos que todos tenemos muchas ideas, en nuestro cerebro hay constantemente una masacre de iniciativas, con la correspondiente pérdida de su potencial. Se imaginan ¿Cómo estaríamos viajando grandes distancias sin un avión, si Da Vinci, los hermanos Wright y todos los que creyeron que el hombre podía volar, hubieran dejado esa idea a merced de nuestro asesino interno? ¿Cómo nos estaríamos comunicando con nuestro seres queridos en lugares lejanos, si Antonio Meucci o Alexander Graham Bell hubieran pensado que era imposible hablar con alguien en sitios remotos y dejado la idea del teléfono de lado?. ¿Cuántas ideas has tenido y cuyos restos yacen en tu cabeza?
Te hago una invitación para que sigas estos pequeños pasos con esas ideas que siempre aparecen en tu mente. Quizás puedas crear una forma de mejorar tu futuro y, por qué no, el de los demás. Cuando tengas una idea te recomiendo hacer lo siguiente:

  1. No la dejes perder. Anótala en un cuaderno, guárdala en un e-mail, coméntasela a un amigo, pero por ningún motivo la dejes en tu cabeza para hacer algo después. Generalmente no harás nada con ella.
  2. Enriquécela posteriormente. Parte de no dejar perder la idea está en revisarla y analizarla constantemente antes de descartarla. Busca ideas similares, discútela con amigos y familiares, analiza como se hacen hoy las cosas sin tu idea. Las buenas ideas a veces crecen casi solas, es decir, con sólo poner atención a tu entorno encontrarás cómo mejorarlas.
  3. Critícala. Cuando se exponen las ideas, es normal que te las critiquen y debes ser abierto a las cosas que otros te dirán. No juzgues un comentario sin analizar su contenido. Debes tratar de buscarles los puntos a favor y en contra de todas tus ideas, sin caer en la tentación de favorecer aquellas por la que tienes alguna simpatía especial. Recuerda que tu meta es resolver un problema y no, implementar una solución determinada.
  4. Planea. Si tu idea supera las críticas y decides llevarla a cabo, planea cómo hacerlo. Son muchas las buenas ideas que mueren por una salida en falso. Piensa en la mejor forma de desarrollar eso tan valioso que se te ocurrió; evalúa alternativas, revisa los riesgos y elige la mejor opción. En pocas palabras, piensa en ideas para ejecutar tu idea.
  5. Ejecuta. Esta es quizás la parte más importante. Trata de que ninguna de tus ideas más importantes, se queden sin alguna acción. Si hay algún riesgo, busca como mitigarlo, has una demostración, un piloto, una simulación, lo que sea,  pero ¡Haz algo con tu idea!. Se lo debes; sino, para que la salvaste de aquel asesino interno, ¿lo recuerdas?. Aquel que quizás evitó que crearas un nuevo negocio, que aceptaras aquel empleo o que hubieras salido con aquella persona especial.
  6. Aprende. Ya sea que tengas éxito o no, siempre analiza que hiciste bien o mal. Recuerda que. como dijo Soichiro Honda “El éxito se compone en un 99% de fracasos", así que de todo se tiene que aprender, en especial de nuestras fallas.
Trata de poner estos pequeños pasos en práctica, ya sea por idea o por grupo de ideas y verás que dejarás de desperdiciar tu potencial y quizás mejorar tu futuro.¡ Muchísima suerte!.

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario