viernes, 2 de agosto de 2013

La indigestión creativa: A veces tener muchas ideas es como no tener ninguna

Foto por Vera Kratochvil
Estás en un proceso de solución de problemas, o estás buscando una nueva idea para algo; eres una persona creativa y quizás con tu equipo de trabajo hayas logrado a crear un gran grupo de alternativas prometedoras. Pero las ideas siguen llegando y no has podido comenzar a analizar bien la viabilidad de cada una de ellas. Contar con muchas opciones es bueno, pero si son demasiadas, podrías encontrarte con lo que podríamos llamar "Indigestión creativa". La generación continua de alternativas te impide pasar al análisis de las mismas y por tanto retrasas tu solución. Al final encontrarás que no has logrado absolutamente nada, a pesar de tener muchas ideas; tienes el mismo resultado que al no haber tenido ninguna..
Si te dejas llevar por la generación de ideas más allá de la capacidad de análisis que requieres luego, puedes terminar con muchas cosas para evaluar y demorarte más de lo que esperas para comenzar a actuar. Cuando tardas mucho en decidir o actuar por tener demasiada información para procesar, te sucede lo que se llama "Parálisis por análisis" y se puede presentar mucho en tu vida diaria, teniendo nefastos resultados si no defines una estrategia. Es normal contar con una fase divergente en el proceso creativo; en esta parte tratas de generar la mayor cantidad de ideas posible y luego en la fase convergente, pasas a evaluarlas para definir si implementas algunas de las alternativas o si debes regresar a la fase divergente y generar nuevas ideas. Sin embargo, debes tener en cuenta que tu prioridad es la solución del problema o la generación de la idea que buscas, por lo que hasta tanto no ejecutes una acción concreta tu trabajo no tendrá los frutos requeridos.
Te voy a recomendar algunas ideas que puedes tener presente para evitar que esta indigestión creativa te termine dando dolores de cabeza:

  • Establece un criterio de parada para la generación de ideas: Debes definir un factor, en lo posible objetivo, para pasar a la fase de análisis de las ideas. Podrías decidir iniciar la fase de análisis cuando llegues a una cantidad determinada de opciones o cuando encuentres que varias de tus alternativas pueden tener oportunidad de convertirse en la solución o idea buscada. Esta parada nunca es del todo defnitiva ni debe limitar tu proceso creativo, solo debe servirte para evitar tener más opciones de las que puedas procesar.
  • Divide tu equipo para analizar las ideas más rápido: Si cuentas con un buen equipo de trabajo, cuando tengas una cantidad considerable de opciones, puedes dividir el análisis entre los miembros de tu equipo de trabajo; ten presente las habilidades de cada uno para asignarle la evaluación de las alternativas.
  • No dejes de lado la acción: Tu objetivo es implementar una idea o solución; de nada sirve tener una lista larga de alternativas, si no se puede llevar alguna a una acción concreta. Si no hay acción, no hay solución, a pesar de que las ideas sean buenas en el papel.
  • No dejes de lado acciones parciales: Recuerda que sobre todo en la solución de problemas, existen alternativas que pueden ayudar a mejorar las condiciones, a pesar de que no solucionen de manera definitiva el problema. Si ves alguna solución que supla una parte importante de las necesidades, no consuma demasiados recursos, no tarde demasiado y que además no entorpezca la solución definitiva, considera implementarla.
Estas son algunas ideas que me han sido de utilidad; pero más allá de todo recuerda que una idea o solución no sirve de nada en el papel y menos únicamente en tu cabeza. Cuando las ideas que salen de tu mente, impactan la realidad y se vuelven tangibles de alguna manera, es cuando han logrado su verdadero destino. Así que si tienes muchas ideas de negocio, no ganarás nada hasta que emprendas alguna; si estás en algún problema y consideras que tienes muchas opciones, no habrás resuelto nada hasta que hayas implementado alguna alternativa total o parcial, en conclusión, si se te ocurren muchas ideas con respecto a algo, no tendrás nada hasta que no intentes ejecutar alguna. No te quedes buscando la solución o idea perfecta cuando puedes tener ante ti ya muchas que pueden ser mucho más útiles y prácticas de implementar.

No te quedes pensando más de lo necesario, piensa bien y ¡actúa!, es la única manera de dar a tus ideas y soluciones el valor que se merecen.
Lo perfecto es enemigo de lo bueno. Voltaire

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario