jueves, 19 de febrero de 2015

Los ídolos no son para ser seguidos, sino para intentar alcanzarlos

Foto Pixabay
Existen personas en el mundo que admiramos y tienen un especial significado para nosotros; esas personas vivas o no que poseen algunas características que nos parecen valiosas y que quisiéramos algún día tener. Son nuestros ídolos. Pero no hablo de aquellos a los que puedes admirar sólo su fama o fortuna, sino de aquellos a los que admiras el camino que fueron capaces de recorrer para lograr su éxito. Puede que tengas muchos ídolos con un tipo de éxito sin dinero de por medio, ya que el éxito no se mide solo por la popularidad y la cuenta bancaria.


Es bueno tener ídolos, pero más que eso, es importante saberlos aprovechar. Los ídolos útiles son aquellos que te demuestran que es posible ser mejor en determinados aspectos; los ídolos no tienen que ser perfectos; solo contar con algunas características o habilidades que tu quisieras tener. Muchas veces se comete el error de ver esas personas como un objetivo distante que solo se debe seguir como un espectador ya que nunca se llegará a ser como ellos, pero en mi concepto, la importancia de un ídolo de valor, es la de demostrar que existe una posibilidad de que algún día puedas tener eso que tanto les admiras; que ser mejor en algo que te gusta es posible. No es un asunto solo de sentarse a admirar a lo lejos, sino de establecer planes de acción concretos que te lleven a donde quieres y convertir esas condiciones que admiras en tus ídolos en una meta y una motivación. Para ello te invito a seleccionar esas personas que admiras, famosas o no, y que te realices las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué admiras a esa persona?
  • ¿Qué habilidades o actitudes posee, que son dignas de imitar?
  • ¿De las habilidades que tiene, cuales quisieras tu tener?
  • ¿Qué necesitas para llegar adquirir esas habilidades? ¿Cómo las adquirió esa persona?
  • ¿Cómo estás tu con respecto a esas habilidades que admiras?
  • ¿Qué puedes hacer para alcanzar esas aptitudes que tanto admiras?
El dinero y la fama no son elementos dígnos de admirar ya que son consecuencias finales de la aplicación de otras habilidades o inclusive de la suerte, por eso estos no deben en ningún momento hacer parte de las respuestas de esta lista. Quizás si analizas con detenimiento aquellos a quienes admiras, encontrarás que hay algunos elementos comunes que puedes convertir en planes de acción e inclusive establecerte metas definidas. 

Admirar por admirar no es malo, pero en parte si puede ser inútil, si no llevas las cosas a decisiones concretas. Aprovecha el valor de tus ídolos para trazar un camino en el cual no solo te limites a seguirlos, sino a tratar de alcanzarlos y adquirir en el camino, esas habilidades que te gustan y que sabes que te llevarán a ser una mejor persona y un mejor profesional.

Nunca debes dejar de pensar que tus ídolos son humanos y que llegaron a donde están gracias a un camino recorrido y que en un momento de su vida fueron personas con anhelos y sueños como tu, ni debes desconocer que tratar de recorrer un camino similar, puede llevarte a encontrar grandes obstáculos que debes estar dispuesto a superar.
Confía en que tienes las condiciones necesarias para ser la persona que quieres ser y trabaja y esfuérzate para poder lograr lo que quieres. Tu te pones las metas, los retos y el nivel que quieres alcanzar.

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario