jueves, 28 de mayo de 2015

El riesgo inevitable que existe al hacer siempre lo correcto

Foto Pixabay
Sin importar tu país de origen, desde pequeño te enseñaron a "portarte bien" a hacer siempre "lo correcto". Esa es la manera como tus padres y las sociedad esperaron que te comportaras el resto de tu vida. Las reglas sociales te han infundido que si siempre haces lo correcto, de alguna manera llegarías al éxito o a algo parecido. Sin embargo esto no es del todo cierto y te voy a decir por qué.

Hay un riesgo en hacer siempre lo correcto y es que siempre estarás encerrado en una zona de confort, prediseñada para ti desde tu infancia, no por tus padres, no por la sociedad, sino por la costumbre y la misma evolución humana. La zona de confort en la que tu ambiente social espera que estés. No quiero decir que esto sea malo y de hecho el cumplimiento de las reglas es la base de la estabilidad de nuestra sociedad, ni que lo ideal sea convertirte en un rebelde sin causa y mantener renegando de las cosas. Pero cuando quieres ser creativo e innovador, debes aprender a romper algunas reglas, desafiar el status quo y enfrentar dilemas entre los cuales tendrás que decidir entre actuar por tu instinto y de acuerdo a tus ideas o simplemente hacer lo correcto. Este dilema se manifiesta en el miedo que sientes cuando tu instinto se enfrenta a las reglas, que generalmente traes contigo o que te recuerdan otros constantemente.

El punto que quiero dejar claro es que cuando siempre haces lo correcto, en la mayoría de las veces sabrás cuál será tu destino y ese, para quien desee ser innovador es un gran riesgo. Sin embargo, si de vez en cuando analizas las situaciones y antes de hacer lo cnsiderado correcto, decides escuchar tus instintos, tomar algunos riesgos, retar algunas reglas y forzar algunos paradigmas, inclusive hasta el punto de ruptura, cosas maravillosas pueden sucederte.

Si siempre obedeciéramos lo que es correcto, no podríamos volar, no habríamos ido a la luna e inclusive no podrías leer estas palabras que estoy escribiendo. Todo esto se dio gracias a que alguien decidió no seguir las reglas de ese momento y a que inclusive muchos decidieron escribir las suyas. Esto, aunque no siempre garantiza el éxito, siempre ofrece la probabilidad de que se provoquen cambios y los cambios son generalmente buenos; provocan inestabilidad en los sistemas existentes y esto no es del todo malo, ya que la inestabilidad ayuda a evolucionar, a generar nuevas habilidades y por ende a producir nuevas oportunidades.
El mayor riesgo de hacer siempre lo correcto, es que siempre llegarás al mismo destino y dejarás de aprender cosas nuevas y de generar nuevo conocimiento al mundo.
Espero que tengas presente esto, no como una llamada a la rebeldía y a la anarquía, sino al análisis de tus alternativas cuando estás resolviendo un problema o generando una idea. Un llamado a que cuando sientas el dilema entre lo correcto y lo necesario, escuches a tus instintos y quizás comprendas que arriesgándote un poco, quizás puedas establecer nuevos paradigmas y no estarás obrando incorrectamente, solo estarás replanteando las reglas para un nuevo estado de aceptación.


Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario