viernes, 15 de mayo de 2015

La verdadera innovación no es un acto de rebeldía, sino de verdadero conocimiento

Foto Pixabay
Al estar tan de moda la innovación en diferentes aspectos de nuestra vida, también se hace presente no solo la distorsión del concepto y de lo que es realmente la innovación sino también de como debería ser la actitud del innovador. Para muchos el simple hecho de declararle la guerra al status quo y limitarse a renegar y declarar abiertamente las fallas de los paradigmas existentes, los hace sentirse personas innovadoras; pero en mi concepto va mucho más allá.

Si bien una visión crítica de lo que existe actualmente y se considera irrefutable es importante, también lo es el debido conocimiento de lo que se desea analizar. Es decir, no es solo sentarse a críticar por criticar, sino en analizar si los juicios emitidos tienen fundamento y más allá de eso, si son de utilidad.
Antes de criticar cualquier elemento, con fines constructivos, se debe conocer su origen, causas y consecuencias; de lo contrario todas las opiniones carecerán de criterios sólidos y no pasarán de ser únicamente quejas inútiles, antes de ser bases sobre las cuales alguien con visión creativa, pueda atreverse a plantear alternativas.

Una actitud innovadora implica retar el status quo y los paradigmas que se consideran adecuados,  pero buscando un beneficio real que supere la situación actual. No es solo criticar por criticar.

En este orden de ideas, si realmente deseas innovar sobre algo, debes asegurarte de tener el conocimiento suficiente para poder analizar de manera concreta los eventos y situaciones, definir los impactos negativos y plantearlos como problemas a resolver.

Plantear un problema va más allá de decir lo malo y pelear porque los demás lo conozcan, eso es únicamente un acto de rebeldía. Plantear un problema requiere que enuncies la situación con sus posibles causas y consecuencias, e inclusive que dejes claros los beneficios de resolverlo. Esto indudablemente implica que debes saber de qué estás hablando.

Mi invitación es entonces a que enfrentes los procesos de innovación, como lo hace un hacker que antes de inflitrarse y modificar un sistema, lo conoce lo mejor posible e inclusive lo modela de una manera en la que puede generar estrategias para lograr su objetivo. No solo se sienta usar sin ningún orden herramientas al azar para tratar de entrar.

Está bien que quieras innovar y que quieras cambiar ciertos paradigmas personales, empresariales y sociales; de hecho cualquiera puede hacerlo. Pero antes de enfrentarse a los retos, es importante conocerlos lo suficiente para evitar que las ideas que propongas no cuenten con los elementos básicos que las pueden hacer viables. Tratar de innovar sin conocer puede generar los siguientes consecuencias:
  • Ideas innecesarias:  Resolver problemas que nadie tiene.
  • Desperdicio de recursos: Tiempo, dinero, personas y muchas otras cosas se pueden perder al enfocarse en una crítica y no en una verdadera necesidad o provocar acciones sobre cosas innecesarias.
  • Desmotivación: No hay nada más desmoralizador que cuando llegas con una idea excelente para ti, te dicen que eso no era lo que se quería o que ya no es necesaria.
  • Malas energías: Quien se dedica a quejarse y criticar pero que no plantea las cosas de manera que sean factibles, termina siendo aislado por ser tóxico para los demás miembros del equipo. Hay que buscar soluciones y alternativas, no solo limitarse a quejas y críticas sin fundamento.
  • Pérdida de oportunidades: Puedes comenzar a tratar de innovar sobre cosas que tienen poco impacto, mientras dejas para después aquellas que realmente son necesarias en el momento.
Espero que mi concepto del proceso te sea de utilidad y te haga pensar antes de simplemente comenzar a ver lo negativo como insumo para tus procesos de innovación. Obviamente tu proceso puede partir de necesidades y problemas, pero estos deben ser el resultado de un adecuado análisis de las situaciones y no solo de un proceso de quejas crónico.
Limitarse a emitir juicios negativos y quejas, de los paradigmas existentes no te hará necesariamente una persona innovadora. Analizar estas situaciones negativas y complementar las críticas constructivas con ideas, soluciones y planes de acción Si.

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario