jueves, 20 de junio de 2013

¿Sabes cómo se cocina un sapo vivo?

Foto por alfredo-9
A pesar del título de este artículo, no quiero presentar una bizarra receta de cocina; sólo quiero hacer una reflexión tomando como base el clásico ejemplo para cocinar un sapo vivo. Básicamente, si metes un sapo vivo al agua caliente, éste saltará inmediatamente y huirá; pero si lo metes en agua fría y comienzas a calentarla poco a poco, el sapo morirá hervido, antes de que pueda reaccionar y saltar de la olla. ¿A veces no crees que hay algo incómodo a tu al rededor y que tú te sientes normal?
En ocasiones, la rutina nos nubla y nos evita detectar oportunamente las crisis y problemas debido a nuestra inmensa capacidad de adaptarnos. La costumbre hace que aceptemos como normales, aún las condiciones más difíciles y cuando deseamos hacer algo para resolver nuestros problemas, puede ser demasiado tarde. Tal y como le sucedió al sapo, nuestro ambiente puede complicarse de una manera tan lenta que no lo podemos percibir, por lo que podemos creer que somos perfectamente capaces de tolerar cierto nivel de incomodidad. Mientras más tardemos en resolver de manera definitiva un problema, la tolerancia tiende a aumentar; pero tolerar no es resolver y tarde o temprano nuestra resistencia se puede quebrantar y en ese momento te puedes encontrar frente a una crisis tan grande que te puede resultar complicado encontrar alguna idea o solución. Te quiero compartir algunos síntomas que pueden indicar que tu agua se está calentando y que puede ser necesario que actúes antes de que termines mal:

  • Sientes una incomodidad crónica con una situación específica o quizás en tu vida en general.
  • Tus amigos o familia te dicen que eres demasiado fuerte para estar en determinada situación.
  • Te ves constantemente quejándote de lo mismo.
  • A pesar de no estar en un alto nivel de actividad, te sientes cansado o te dicen que te ves así.
  • Pierdes un poco la motivación para realizar ciertas actividades relacionadas con algo específico.
  • Comienzas a ver mayor importancia en el lado negativo de las situaciones.
  • Aumenta la procastinación (Postergar ciertas actividades por ejecutar otras más agradables)
Una de las características de un innovador y de un creativo es la capacidad de dudar del status quo; esta habilidad te puede ayudar a detectar a tiempo la presencia de un problema, a actuar y generar alternativas de solución. Si sientes alguno de los síntomas que te menciono o crees que algo no anda bien en tu ambiente laboral, familiar o personal, te invito a reflexionar y hacer algo al respecto. Sé que no es una idea fácil de ejecutar ya que te encontrarás a veces con grandes crisis, pero quiero dejar claro que las crisis, por su naturaleza tienden a volverse problemas complejos y que puede existir el riesgo de no encontrarse una solución adecuada. Si algo te incomoda, no toleres más de lo necesario antes de actuar.

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario