miércoles, 1 de octubre de 2014

Puede ser más fácil crear empleo que buscarlo

Foto por Mart1n
Si bien el mundo está en constante desarrollo, la capacidad de las empresas para generar nuevos empleos no va al mismo ritmo que las necesidades de los mismos. De acuerdo a la OIT, el 2013 nos dejó al rededor de 202 millones de personas desempleadas en el mundo. Esta cifra no parece mejorar en el 2014 ya que hablando desde la experiencia del mercado laboral de mi país, Colombia, las empresas establecidas, tienden a generar muy pocas oportunidades laborales; inclusive hay algunas que llegan a ofrecer empleos en condiciones prácticamente ridículas, como aquellas que buscan personas recién egresadas de universidades, pero con varios años de experiencia, o profesionales muy calificados con salarios bajos. Lo más triste es que creo que estos casos no son ajenos a otros países del mundo.
Las empresas ofrecen empleos, por vacantes generadas por despidos o renuncias, por crecimiento del negocio existente o por la generación de nuevas líneas de negocio. En estas dos últimas causas, la innovación es vital, pero siendo honestos, hay empresas tradicionales que parecieran preferir la extinción que apostar por la renovación de sus modelos de negocio.
Para completar el lúgubre escenario, la alta demanda de empleos lleva a que las empresas traten de conseguir profesionales de grandes habilidades a muy bajos salarios, lo cual es deshonesto, pero sucede. Y para finalizar, es importante tener presente que la falta de contactos y a veces hasta la misma suerte juegan en contra al momento de buscar un empleo.

Este escenario que pareciera obedecer a un enfoque pesimista, no es más que mi lectura de la realidad del empleo en mi país y creo que es similar a la de muchos otros países.

Ante esto he llegado a la conclusión de que a veces puede ser más fácil crear empleo que buscarlo y para esto hace falta creatividad, innovación y emprendimiento. Estos 3 elementos en mi concepto son la base para disminuir un poco esos más de 202 millones de personas que pasan cada día esperando esa oportunidad que los ayude a solventar sus necesidades más básicas.

Quisiera hacerte las siguientes invitaciones:
  • Cualquier empresa, aún las más tradicionales, pueden, mediante la innovación, generar nuevos productos y servicios, aumentar su participación en el mercado o garantizar de algún modo su permanencia. Esto redundará ya sea en más puestos de trabajo o en menos desempleados para sumar a la lista. Si tienes una empresa, nunca dejes de dudar de tu modelo de negocio; no te dejes seducir por la ilusión de invencibilidad que da el éxito y trata de estimular la creatividad y la innovación en todos los niveles. Hay muchos profesionales que te pueden apoyar.
  • Si tienes una idea que puede ser llevada a negocio, inténtalo; ya sea que estés desempleado o no, cuando emprendes, creas empleo y si tu idea prospera, podrás generar nuevas oportunidades laborales que como ya te debe quedar claro, no son muchas.
  • Si conoces a alguien que tiene una idea o que está desarrollando un nuevo negocio, no lo desanimes; apóyalo de una manera responsable y trata de que no pierda el impulso. Cuando se emprende, la pasión es el combustible que hace que las ideas más simples se conviertan en grandes empresas, pero a veces hay que ayudar a que las personas generen pasión por sus ideas y ayudar a aumentar la confianza en ellas, es vital para que esta chispa se encienda. Dona tiempo, creatividad, ideas o conocimiento; esa persona con su idea ya es una oportunidad laboral para ella misma y puede que con tu ayuda, se convierta en la oportunidad de muchas más.
Es necesario tener presente que a nivel mundial, se están estableciendo muchas estrategias para que los emprendedores saquen adelante sus proyectos. Revisa tu entorno, quizás en tu país ya existan organizaciones que te ayuden a hacer realidad tu idea. Ante un escenario laboral tan complicado con el que hay hoy en día, buscar el trabajo de otro puede que no sea tan fructífero para ti y para tu comunidad con el trabajo que puedas crear tu mismo. Aprende a crear empleo en lugar de buscarlo, confía en tus ideas y busca la manera de llevarlas a la realidad; deja esa falsa zona de confort en la que se cree que solo se puede triunfar trabajando para otros; quizás de esta manera el escenario mejore y obtengas mejores beneficios personales, profesionales y sociales. Puede que no sea sencillo, pero es una alternativa diferente a quedarse esperando a que te contraten por un salario mejor.


Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario