jueves, 1 de noviembre de 2012

¡Olvida todo lo que sabes! Ahora genera ideas

Foto por RuthEvans
Son muchas las veces en las que nos bloqueamos ante un problema y aparentemente no le vemos alternativas viables de solución; entonces, alguien que no tiene nada que ver con el problema, te mira y de dice algo simple, algo obvio, inicialmente ilógico, pero que por alguna razón no lo habías tenido en cuenta. Luego de superar tu ego de experto, que algunos tienen de sobra, aceptas que la idea dada por esa persona, podría funcionar a pesar de ir en contra de lo que sabes. Al final, generas tus ideas basado en eso y resuelves tu problema. Luego piensas, si soy el experto, ¿Por qué no vi eso?.
Hemos pasado muchas horas aprendiendo, pensando que esto puede ser la base para nuestro progreso y que estamos llenando una caja de herramientas con conocimientos para enfrentar retos futuros. ¿Pero siempre será así?
De unos años para acá se ha hablado mucho del término de desaprender, lo cual no es más que dejar de lado los conocimientos, juicios y limitaciones adquiridos previamente para tratar de solucionar problemas o generar ideas de una manera fresca, limpia y abierta; es aceptar un reto como algo desconocido sin buscar en nuestro cerebro situaciones parecidas. Desaprender es un nuevo llamado a la creatividad, estimular el pensamiento divergente de una manera que dejemos de comportarnos como expertos e interrumpamos el proceso de generar ideas, juzgarlas y descartarlas basados en conocimientos previos.
En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la mente del experto hay pocas. Shunryu Suzuki 
Cuando se cuentan con muchos conocimientos y experiencia, de manera inconsciente realizamos procesos de descarte a grandes velocidades sin dar tiempo a las ideas a que al menos sean escuchadas, supeditamos nuestros análisis a los límites dados por nuestra formación académica, aprendizaje personal o experiencias previas e inclusive aceptamos, sin cuestionar, los paradigmas establecidos. A veces es necesario olvidar todo esto para poder encontrar una solución adecuada y aceptar que simplemente no sabemos lo suficiente y que debemos aprender más. Lo peor, olvidamos preguntar.
Para ello te comparto algunas cosas que me han sido de utilidad en algunos procesos de solución de problemas o generación de ideas:

  • Comparte el problema o tu idea con un amigo. Dos cabezas piensan más que una, en especial si una de ellas no tiene que ver directamente con el problema. Explicarle el problema a alguien que no está involucrado en el problema puede tener resultados interesantes.
  • No ignores lo obvio. Muchas veces las cosas más simples nos pueden ayudar. No olvides la historia del lapicero que le costó millones de dólares a la NASA para que escribiera en gravedad cero, mientras los rusos usaban simples lápices.
  • Si crees que sabes todo de algo, revisa de nuevo. A veces estamos tan convencidos que tenemos el completo dominio de los temas relacionados con el problema que no preguntamos a nadie. Valida tus conocimientos con tu equipo de trabajo y quizás te des cuenta que aún tienes mucho por aprender.
  • Valida la vigencia de tus conocimientos. Muchas veces tratamos de aplicar a una situación específica, conocimientos adquiridos hace muchos años, sin pensar que quizás, existan ya mejores alternativas o que simplemente sea necesario adaptarse a un entorno nuevo. Estamos tratando de evaluar una situación nueva como si ya la conociéramos por experiencia y formación académica, lo cual no siempre puede encajar. Te invito a ver este video sobre esta idea.
  • Enumera las limitaciones e intenta romperlas. Muchas veces creemos que una idea no es posible por determinadas reglas establecidas y no hacemos nada al respecto. Nos chocamos con el muro y buscamos darle la vuelta así nos tome más tiempo, sin pensar en crear una puerta.
  • Trata de replantear el problema o la solución de diferentes formas. A veces plantear el problema como si fuera de diferentes tipos, puede ayudar a pensar las cosas desde otra perspectiva.
  • Cuestiona cada idea descartada. Nunca elimines una alternativa sin revisarla dos veces y validarla con los puntos anteriores. 
  • Busca en internet. Google o tu buscador favorito puede ser de gran ayuda para ver la forma como otros han intentado enfrentar el reto que tienes. Yo digo mucho que tengo que ser muy desafortunado para ser el primero al que le pasa.
  • Plantea escenarios extremos. Piensa como podrías enfrentar tu problema y generar ideas si tuvieras todo o si no tuvieras nada. Trata de resolver las cosas en varios escenarios y verás que puedes echar abajo muchas limitaciones que creías tener.

Obviamente estas son algunas recomendaciones, ya que cada uno tiene sus propios métodos, pero espero que te sean de utilidad. Lo importante es que no demos todo por cierto y que entendamos que siempre podemos estar frente a una nueva oportunidad de romper paradigmas y quizás ayudar al desarrollo de la humanidad.

Otro enlace interesante: http://www.proyectateahora.com/aprender-a-desaprender/


Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario