miércoles, 15 de enero de 2014

La importancia de conocer bien los retos que enfrentamos

Foto por jaylopez
Toda nuestra vida es de retos. Cada día encontraremos problemas por solucionar, necesidades por suplir e ideas por crear; pero muchas veces, por el entusiasmo del proceso creativo, nos dejamos llevar un poco por la confianza y otro poco por la soberbia y comenzamos a buscar ideas o soluciones convencidos de que realmente sabemos qué es lo que debemos encontrar y para qué. Sin embargo, son muchas las ocasiones en las que en fases avanzadas del proceso creativo nos encontramos con la cruel realidad de que estábamos resolviendo lo que no era y que debemos manejar la frustración y la justificación de los recursos mal utilizados.

Desafortunadamente son muchas las veces en las que lo obvio nos mata, no porque sea complejo sino porque lo vemos sin notarlo y es por eso que muchas veces nos debemos dar al dolor de volver a empezar con las consecuencias que esto implica. Puede que de los resultados del parcial proceso creativo haya algo que reutilizar, pero en casos en los que estamos resolviendo una crisis; los daños pueden ser catastróficos.
Si tuviera una hora para salvar el mundo, dedicaría 55 minutos a definir bien el problema y 5 minutos a buscar soluciones.Albert Einstein
Antes de comenzar cualquier proceso creativo, es necesario estar seguros de que sabemos a qué nos enfrentamos para poder determinar bien una estrategia y más aún para poder establecer unos factores de éxito adecuados que nos faciliten determinar si las ideas o soluciones van a rendir sus frutos.
Te voy a compartir algunas ideas de lo que se puede realizar para determinar si realmente conoces a lo que te estás enfrentando:
  • Puedes explicar el problema o necesidad de una manera clara y concreta a otra persona de manera que ella te entienda correctamente. Cuando algo es claro, se puede explicar fácilmente y dar a entender el concepto primordial sin entrar en muchos detalles.
  • Todos los miembros de tu equipo están de acuerdo con la definición realizada. Si no todos comparten la misma visión del problema, no puedes asegurar que busquen la misma solución. Es bueno contar con un grupo interdisciplinario que facilite una visión heterogénea de al situación.
  • La definición del problema es el resultado de una análisis en equipo. Si la totalidad de la definición del problema depende de una sola persona, trata de someterla a una revisión de un grupo interdisciplinario ya que es muy común que los expertos en un tema no puedan medir impactos más allá de su área de conocimiento.
  • Puedes definir qué impactos positivos y negativos tiene el problema. Existe una enumeración de los impactos del problema, priorizados y valorados y todos los miembros del equipo están de acuerdo.
  • Sabes con qué cuentas para buscar la solución al problema. Existe una descripción de los recursos disponibles para la solución del problema.
  • Tienes claros los límites del problema. Existe una enumeración de las limitaciones que se tienen para resolver el problema (tiempo, dinero, personal etc.) esto facilita definir un alcance y evitar generar ideas indefinidamente.
  • Sabes qué debe cumplir la solución buscada. Se pueden describir claramente los beneficios que se esperan obtener cuando el problema esté resuelto.
Estos son solo algunos puntos que se pueden tener en cuenta; lo más importante es que cuando te enfrentes a un problema te tomes tu tiempo comprendiéndolo bien; con esto puede que no garantices la solución inmediata, pero si garantizarás estar en el camino correcto. Las técnicas específicas corresponderán a cada quien ya que en mi concepto puedes desarrollar tu propia metodología de solución de problemas e irla puliendo con al tiempo; además lo que tienen las metodologías es que no son aplicables al pie de la letra el 100% de las veces; sin embargo, se puede aprender a ir tomando lo que se necesita de cada una. Si se te ocurren otros aspectos a tener presente, bienvenidos los comentarios.

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario