jueves, 15 de enero de 2015

Puedes ser un héroe sin superpoderes ni dinero

Foto por Pixabay
Has visto desde niño, como los grandes superhéroes ayudan a las personas. Muchos de estos héroes, tienen habilidades extraordinarias o riquezas que facilitan su labor, lo cual podría hacerte creer que solo con estos recursos tan particulares o escasos, puedes hacerle el bien a otros. Pero no es así. Tu tienes habilidades para ayudar y convertirte en ese héroe que puede hacer que alguien en dificultades tenga un mejor día.
Para ser un héroe no se requiere superfuerza, visión de rayos X o de muchísimo dinero; solo basta con conocer tus dones y capacidades, confiar en ellos y estar dispuesto a compartirlos y ayudar a los demás a cambio de la gratitud. Nunca olvides que muchas veces cuando te encuentras en dificultades, son las cosas simples las que terminan salvándote el día. Espero con este artículo hacerte consciente de algunos de los superpoderes con los que todos contamos y que si estás dispuesto, pueden convertirte en un héroe inclusive para quienes no te conozcan. Recuerda que como dicen en una película: "Todo gran poder, trae consigo una gran responsabilidad". Habiendo dicho esto, estos son algunos de las habilidades que tienes para poner al servicio de otros:

Creatividad

Esta es quizás una de las capacidades más famosas últimamente y la que a pesar de estar presente en todas nuestras mentes, requiere de un complemento más fuerte para salir a flote. Requiere confianza en ti mismo. Cuando eres consciente de tu capacidad creativa, aprendes aportar ideas y a perder el temor de expresarlas por ilógicas y ridículas que parezcan. Créeme; muchos problemas se han resuelto con ideas que otro ha traído y presentando mezclando elementos de una manera diferente; quizás una de tus ideas puede no ser la que salve el día pero si puede aportar un ingrediente importante en la generación de nuevas alternativas.

Amabilidad

Habilidad muy escasa, sobre todo cuando las personas van en un vehículo. La amabilidad expresada desde una simple sonrisa en tu cara y un saludo, puede relajar la vida de quienes se encuentren contigo y si a esto adicionas la disposición a ayudar de una buena manera, puedes estimular la confianza en el trabajo en equipo y en la fraternidad. Y con respecto a la amabilidad en un vehículo, te puedo asegurar que con un acto tan simple como cederle a vía a otro, puedes ser quien le alegre un poco el día. No todos tenemos las mismas prisas.

Conocimientos

No hay nadie que sepa todo, ni hay conocimientos innecesarios. Mucho de tu saber puede complementar perfectamente los conocimientos de una persona o un equipo en problemas; sólo debes confiar en todo lo que has aprendido, aún aquello que no está respaldado por un estudio formal, ya que la experiencia y el autoestudio son fuentes inagotables de herramientas.

Perspectiva

La combinación de tus conocimientos, experiencias y creatividad, puede aportar a otros un nuevo enfoque. Muchos problemas se resuelven más fácilmente cuando se plantean de nuevas maneras y el no estar inmerso en un problema ayuda a pensar de una manera más positiva y quizás encontrar oportunidades ocultas para quienes llevan tiempo buscando soluciones.

Motivación

Nunca demerites el poder que da una palabra de aliento en el momento adecuado. Muchas ideas han sido desarrolladas, no solo por las capacidades de sus creadores, sino por las palabras y expresiones de apoyo de quienes creen en ellos. Siempre podrás motivar a otros a lograr lo que quieren y ayuda a suavizar las críticas de quienes encuentren en su camino.

Comprensión

A veces las personas están sometidas a más juicios de los que pueden soportar y solo requieren alguien que las escuche sin criticar y quizás cuente con el tacto suficiente de aconsejarlas. Al dar comprensión también podrás ayudar a ver los problemas de una manera diferente y quizás generar nuevas ideas para encontrar soluciones.

Buen humor

La risa relaja la mente y estimula la creatividad, además de estimular el pensamiento positivo y si tienes la capacidad de generar momentos divertidos, siempre que seas respetuoso de cada situación; tu habilidad siempre será útil y necesaria en un buen equipo de trabajo que busca soluciones e ideas.

Hay muchas otras habilidades que cuentas, con las que puedes ayudar a otros y lo mejor es que no requieren más que tu buena voluntad para utilizarlas. No todo en la vida es dinero y la gratitud que sientas en muchos casos, puede alivianar tu propia existencia; además, esto se puede convertir en un enriquecedor ciclo, ya que mientras más ayudes a los demás, no solo aprenderás más, sino que serás una mejor persona; evolucionarás tanto profesional como espiritualmente y te convertirás en un héroe, no solo para ti, sino para quienes te rodean quienes podran verte como una luz de esperanza en momentos difíciles.
Para ser un héroe debes tener la voluntad de aportar sus habilidades para el beneficio de otros. ¡Tu puedes hacerlo!

Si te gustó, compártelo...


No hay comentarios :

Publicar un comentario